El rescate de animales: cuando llegan a hombros de humanos

Boubou y FAdel, macacos de Berebría rescatados por AAP Primadomus
Boubou (más grande) y Fadel 

 Tristemente, cada poco tiempo nos llegan avisos para el rescate de animales en manos de propietarios privados. El macaco de Berbería Fadel es el caso más reciente. Con tan solo 5 meses lo que más necesitaba era el estrecho contacto con su madre, ser amamantado y cuidado en el seno de su manada en los bosques de cedros y robles de Marruecos, su país de origen… pero fue localizado en Francia, paseado a hombros por su propietario.

Situación en Europa

A día de hoy la tenencia de primates como animales de compañía no está permitida para particulares. Y en el caso de los macacos de Berbería, todo indica que los que hallamos ya en Europa han sido traficados ilegalmente desde sus países de origen: Marruecos y Argelia.

Lamentablemente para Fadel, al ser robado de la naturaleza, ser comprado y traído a Europa, este pequeño macaco ha perdido la posibilidad de volver a su tierra natal. Desde AAP Primadomus, lo que sí podemos hacer es trabajar para que cada uno de los animales rescatados vuelvan a tener una familia: un grupo de animales de su especie que les enseñen sus patrones de comportamiento y les permitan crecer como lo que son.

Macaco de Berbería
Nijar antes de llegar a AAP Primadomus

No todos los rescates de animales se dan fuera de España

Los últimos en venir al centro de rescate no llegan del país vecino sino que han llegado, desgraciadamente de dentro de nuestras fronteras: Cessa, Pucelana y Nijar. También macacos de Berbería, en este caso adultos.

Su origen fue, inicialmente Melilla, dónde fueron confiscados por las autoridades y depositados en un zoológico en la península que ha cerrado.  Cessa, Pucelana y Nijar han podido venir a nuestro centro. Y en colaboración con FAADA, el resto de animales que se encontraban en este terrible sito han ido encontrando un nuevo hogar.

La situación del macaco de Berbería

Tristemente a AAP Primadomus siguen llegando macacos de Berbería decomisados, encontrados en España y Europa, traídos desde sus países de origen, robados de la naturaleza… sin que sea posible hacer de ellos animales de compañía porque no son animales domesticados.

En los últimos 10 años nuestra capacidad de rescate de animales de esta especie ha sido de 156 mientras que las solicitudes recibidas fueron 313. Los centros de rescate nos encontramos desbordados, con espacio limitado. Haría falta mayor colaboración institucional para poder ayudar a todos los animales necesitados.

Nuestra estrategia para reducir el rescate de animales

Se impone atacar el problema desde la fuente. Para ello, por un lado queremos reforzar la protección en origen de los macacos de Berbería para evitar el robo de crías. Lo realizamos a través de nuestro programa Born to Be Wild en colaboración con IFAW. Pretendemos asegurar la supervivencia de la especie reduciendo el robo de bebés del medio natural, previniendo el tráfico ilegal de la especia hacia Europa y proporcionando refugio para los macacos de Berbería confiscados.

Por otro lado perseguimos concienciar sobre los animales que son mascotas y los que no. También a nivel institucional promoviendo cambios legislativos, como nuestra propuesta de Listas Positivas. A través de ella perseguimos simplificar la legislación pues consisten en un listado (de mamíferos, de aves, de reptiles…) que recoge las especies que serán permitidas como mascotas. Los animales que no aparezcan en esta lista automáticamente se consideran como no adecuados. De esta forma se facilita a autoridades y particulares el identificar qué animales son apropiados para vivir en una casa y cuáles no.